Press "Enter" to skip to content

En todas partes cuecen habas.

Hola a todos, si es que hay alguien. Después de dos semanitas de asueto retomo la costumbre de comentaros un libro. El de esta semana no es otro que: Lluvia fina de Luis Landero. Una novela publicada este mismo año, que es mi debut como lector de este autor. Doscientas setenta y dos desasosegantes páginas que nos hablan de la condición humana, con sus luces y sus sombras. Una historia más cotidiana de lo que pueda parecernos.

¿Hay algo más entrañable que reunir a una familia que lleva tempo sin verse que juntarla para celebrar el cumpleaños de la madre?. Este es el punto de partida de la historia que nos narra Landero. Gabriel el único hijo varón de Sonia, que cumple ochenta años, contacta con sus dos hermanas, para organizar una comida para celebrarlo. Esta, en principio buena idea, desatará una tormenta que sacará a flote todo tipo de rencillas, rencores y por qué no decirlo, las miserias familiares.

El autor usa a la mujer de Gabriel  como narradora que conoce las opiniones de cada uno de los personajes, ya que hablan con ella por teléfono constantemente. En el transcurso del libro los tres hermanos y su madre nunca llegan a coincidir físicamente, por eso ella es la única que conoce los sentimientos de cada uno de los miembros de la familia. En mi opinión, Luis Landero hace del lector un personaje más. El vehículo para esto no es otro que Aurora. Ella como nosotros conoce todas las rencillas que los protagonistas solo conocen de manera parcial. Esto me ha parecido brillante y creo que nos ayuda a engancharnos  más a está brutal historia a.

Vamos con la familia, que como cantan los Siniestro Total, “es la célula de la sociedad moderna”. La madre Sonia, es una de esas personas manipuladoras y dominantes. Desde que enviudó  está más centrada en procurar el sustento de su prole que de darles un mínimo de afecto o amor. Una mujer dura que jamás ha sonreído y quizá nunca haya amado o disfrutado de la vida. La hija mayor, también se  llama Sonia, una muer que sonó con aprender idiomas y viajar, pero que antes de la mayoría de edad se casó, o la casaron con un hombre casi veinte años mayor que ella, Horacio, un juguetero que me recuerda al personaje de la película Blade Runner J.F.Sebastian, pero en versión muy turbia. Los dos hijos menores son: Gabriel y  Andrea. El favorito y la rebelde. El siempre favorecido por la madre, es el único al que se permite estudiar, siempre apoyado por la matriarca. Es el teórico triunfador de la familia, o… a lo mejor no. La pequeña siempre marginada, pero siempre egoísta y que cultiva su propia leyenda con una imagen de malditismo creada por su cuenta y riesgo y por una adolescencia que si no es oscura, al menos podemos calificar de gris.

La novela, como he apuntado al inicio del post, es una sucesión de conversaciones de los tres hermanos –Sonia, Gabriel y Andrea-, con Aurora, la esposa de Gabriel. Página tras página iremos conociendo la percepción que cada uno tienen de su propia vida y de la de los demás, así como de las terribles opiniones que tienen los unos de los otros. Una familia presuntamente normal, que  nos revela como un grupo despreciable, con un nivel de maldad y de ruindad extremas. Landero utiliza constantemente el engaño y el trampantojo para que el lector esté alerta de lo que es verdad o mentira de los personajes nos cuentan. Nos obliga a formarnos una opinión de cada uno de ellos a partir de las visiones sesgadas que recibimos. Tendremos que discernir entre lo que es real y lo que es invención de lo que  nos cuentan.

Por poner una pega al libro, a mí me parece que el arranque de la historia de la familia sería más propia de una pequeña capital española de los años cincuenta, que del Madrid de los últimos setenta, a mí por momentos me ha recordado a “Entre visillo de Carmen Martín Gaite, por aquello de la época. Pero o eso no hace que ni su calidad literaria ni la capacidad de entretenernos y de hacernos pensar se verá afectada por esta nimiedad. Este es un señor libro o una señora novela que nos hará pensar sobre la maldad del ser humano, con un final tan brillante en lo literario como desconcertante en lo moral.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *